Productividad empresarial y gestión de recursos humanos

Uno de los objetivos más importantes de cualquier empresa es la mejora constante de su productividad

Mejorar la productividad, objetivo de toda empresa

Uno de los objetivos más importantes de cualquier empresa es la mejora constante de su productividad, por ese motivo cualquier organización que tenga éxito empresarial prestará mucha atención a su producción.

En el presente post analizamos cuáles son los puntos más importantes a tener en cuenta para mejorar la productividad en la empresa. Se pretende ofrecer claves para lograr los objetivos de forma rápida, con la finalidad de mejorar la productividad de tu empresa y dar lugar a ganancias y crecimiento económico.

 

Productividad = Producción obtenida / Coste total empleado

 

La productividad en la empresa es la relación entre el resultado de una actividad productiva y los medios que han sido necesarios para obtener dicha producción. Desde una perspectiva más empresarial se puede definir como aquellos actos en los que se invierten recursos, los cuáles se realizan con la finalidad de conseguir los objetivos de la empresa.

 

«Cuando pierdes un momento se puede decir que en cierto sentido has matado, malgastando una oportunidad irremplazable. Pero cuando se utiliza correctamente ese momento, llenándolo de propósito y de productividad, éste vive para siempre». Menachem Mendel Schneerson.

 

Cualquier empresa con éxito tendrá como elemento clave el rendimiento empresarial, aunque hay ocasiones en las que se cae en el error de no prestar la atención necesaria. Independientemente de su tamaño, del sector en el que se configure, tiene como objetivo principal producir de la mejor forma y lo máximo posible, con el fin de lograr eficiencia y eficacia dentro de la organización y establecer una fórmula efectiva de la productividad en la compañía, conociendo en todo momento en qué se está fallando.

 

¿Cómo aumentar la productividad empresarial?

Para el éxito organizacional es esencial establecer una serie de objetivos y de metas, instaurar una vía a seguir. Pero no siempre es sencillo, puede no haber la suficiente competencia o pueden existir elementos de distracción. No lo es todo trabajar muchas horas, se debe buscar una forma de trabajar que genere una eficiencia máxima.

Para poder asegurar una posición competitiva en el mercado, hacer frente a sus cambios e incluso sobrevivir, es necesaria la creatividad. Incentivar la creatividad conlleva alcanzar objetivos de innovación y, como consecuencia, aumentar la producción.

Sin duda debe existir este impulso de sinergias que facilitarán la comunicación de los trabajadores y harán que desempeñen sus funciones mejor, generando motivación y, por tanto, un aumento de la productividad. A nivel departamental, si tienes cerca buenos compañeros y existe un buen ambiente los resultados mejorarán. A nivel individual el trabajo en equipo fomenta el esfuerzo individual.

Si hay un colapso de tareas se perjudica la productividad de la empresa, si, por el contrario, existe delegación de funciones, aumenta la productividad.

Es importante planificar el tiempo distinguiendo qué es importante y qué es urgente, además de saber cuáles son las tareas prioritarias. Si no existe planificación no se podrá llegar a los objetivos implantados.

Otra forma de incrementar la producción individual y global es impulsando la motivación de los trabajadores, por ejemplo, con conciliación familiar y flexibilidad laboral.

Actualmente, nos encontramos inmersos en una sociedad muy globalizada e interdependiente en la que, cada vez más, están tomando una gran relevancia las nuevas tecnologías. Adquiere una gran importancia la innovación tecnológica y la posesión de los mejores avances tecnológicos. Éstos incrementarán la producción porque brindarán una ventaja competitiva. Herramientas de esta índole son esenciales para eliminar procesos que no aporten valor, por tanto, es de muy necesario adquirir un software que facilite ver a la empresa si es productiva. Un buen software es imprescindible para modelos de teletrabajo.

No es una necesidad reciente buscar la mejor forma de producir. Tras la Segunda Guerra Mundial Japón se recuperó de forma rápida, pero no fue hasta los años 70 cuando Toyota comenzó aplicar nuevos métodos de producción de gran éxito. Hoy en día se conocen como Just in Time (JIT).

 

¿Qué es el Just in time o producción justo a tiempo?

Es una forma de optimización de procesos productivos que tiene el objetivo de eliminar todos aquellos procesos que entorpezcan la producción. Su filosofía de trabajo es que tanto la fabricación como el servicio llegue al cliente en el momento justo independientemente de que sean materias primas o productos elaborados. Por tanto, todo aquello que se precise debe estar listo en el momento en el que se necesita.

 

Características del Just in Time

Cambio en la filosofía de la empresa, permitiendo la formación de los trabajadores y fomentando su polivalencia.

Supresión y reducción de desperdicios tanto materiales como temporales. Esto supondrá una bajada de los costes de producción y un incremento de la calidad.

Sintetizar los flujos de material de una planta de producción.

Supresión de accidentes y enfermedades laborales.

Producir cuando nazca la necesidad del cliente, fabricando aquello que sea necesario en el momento preciso y en las cantidades oportunas, reduciendo o eliminando los inventarios.

Producción a demanda que posibilita la diversificación de productos y una reducción del stock, configurándose un cambio en la mentalidad del proceso productivo de comercialización de productos que busca lograr ventajas sinérgicas en la cadena producción/consumo.

 

¿Qué es la teoría de los 5 ceros?

La aplicación de los 5 ceros forma parte del ideal del método de Just in Time:

Cero defectos. Consiste en hacer las cosas bien, concretamente a la primera. Reducirían la producción: averías, burocracia y retrasos.

Cero averías. Para reducir/eliminar averías es primordial tener unas herramientas de trabajo correcto que reduzcan stocks, errores, burocracia y retrasos.

Cero stocks. Tener stock ocasiona costes de tiempo, espacio, oportunidad, de almacén e incluso paralización de recursos monetarios.

Cero retrasos. El proceso productivo de compras y ventas debe estar planificado ya que un alto stock puede afectar a la calidad del producto y a la calidad del servicio. Si esta deficiencia es muy notoria podría desencadenar en la pérdida de clientes

Cero burocracias. Lo idóneo es establecer un control productivo, implantando aplicaciones y programas que permitan realizar trámites administrativos. En este ámbito algunas de las herramientas más oportunas serán un software de gestión integral de RRHH, un sistema de firma digital… Actualmente, existen infinidad de software y hardware que ayudan a alcanzar este objetivo.

Con el transcurso de los años, estos grandes objetivos fueron ampliados, incluyéndose:

Cero niveles de contaminación. Con la pretensión de reducir la huella de carbono.

Cero insatisfacción. Se buscará la satisfacción plena en el cliente, consumidores y trabajadores.

Cero rotación. Tanto para empleados como para clientes.

 

La importancia de la productividad en la empresa

La productividad en una empresa es fundamental para poder crecer, obtener ganancias, tener un capital humano satisfecho, poder posicionar productos o servicios y ser más competitivos. Estos aspectos se deben ver no como una utopía, sino como los objetivos que hay que perseguir para la consecución de la mayor rentabilidad. De hecho, todo aquello que impida alcanzar estas metas debe ser eliminado del proceso productivo. Tomar esa decisión garantizará la viabilidad de la empresa.

Dada la importancia de la productividad en la empresa, ¿dispones de las herramientas necesarias para poder medir la productividad laboral de tus empleados?

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos con * son obligatorios